14 may. 2010

Noches Borbónicas bastantes divertidas

Nos situamos en 1722 cuando Luis I, hijo de Felipe V, teniendo quince años, contrajo matrimonio con Luisa Isabel de Orleans,de doce años.



Dada la juventud de los cónyuges, se determinó que, a pesar de estar casados, no debían cohabitar. Esto desesperó al mozalbete Luis y aburrió a la joven francesita, que no había tenido una buena educación, que adquirió la costumbre de pasearse completamente desnuda por el Real Alcázar insinuándose ante los soldados de la guardia y levantando ostensiblemente una pierna, apretando un puño y poniendo el nalgatorio en posición de disparo cuando se topaba con un cura o un noble a los que solía saludar con sonoras y pestíferas ventosidades a decir verdad muy poco versallescas.

Por aquellos tiempos las noches de la corte española debían ser muy divertidas. La princesita de Asturias se paseaba por los pasillos en cueros buscando guerra, el príncipe, salidísimo y protocornudísimo, detrás lloriqueando y rogando para que le permitiesen cumplir su deber conyugal, los soldados de la guardia se las pasaban huyendo de sus puestos y escondiéndose de la francesita para no verse puestos en incomodísimas circunstancias, los curas y monjes acechaban en las esquinas para exorcizar la maldad de la Orleans o seguían al futuro Luis I recomendándole resignación y continencia y, mientras tanto, la mayor parte de la nobleza y la servidumbre se las veía y deseaba para lidiar con el rey, Felipe V, que tan pronto se tumbaba en la cama proclamando a grandes voces que estaba muerto y ordenando que le velasen con cuatro candelabros y después le enterrasen como salía a deambular, también él, por los pasillos, pretendiendo montarse en los caballos de los cuadros. (¡Qué cosas!, si eran divertidas las noches si...)

Dos largos años duró semejante verbena. En 1724, hubo que declarar loco e incapaz a Felipe V y proclamar como rey a su hijo, Luis I. La entronización acabó con la moratoria conyugal y el mozo tomó con tal ímpetu sus deberes que acabó enfermando de viruela y muriendo ese mismo año lo que obligó a rehabilitar a Felipe V y permitió, con gran alivio general, devolver a la princesa Luisa Isabel a Francia. (Sí que tenía que tener ganas el principito).




Este “cotilleo” está relatado con un toque de humor, pero, ¿En realidad se veía esto gracioso en el año 1722?
Supongo que no era lo mejor para el reinado español, si algun país se enterara de lo que pasaba en El Alcazar, ¿qué pensarían de España? Nada bueno.
Imagino también que los cuidadanos no sabrían que esto pasaba por las noches, porque si lo supieran le perderían el respeto a los futuros reyes, y no era conveniente.
Unos reyes, o en este caso príncipes son los que tienen que dar el modelo a seguir, la buena educación, buenas formas, respeto... Estos dos principitos hacían todo lo contrario, más Luisa Isabel que Luis, pero ambos no eran un buen modelo y posiblemente una verguenza para España en esos tiempos.

Aunque han pasado unos 300 años de esto, en la actualidad las cosas se parecen mucho. Los hombres solo piensan en sexo (para que engañarnos), al igual que Luis, y las mujeres son las que tienen fama de provocadoras, ¿será por culpa de Luisa de Orleans?.
Por esto creo que todo lo que sucede en el pasado condiciona lo que pasará en un futuro.



Mónica Herranz

4 comentarios:

  1. Pues se podrían comentar muchas cosas sobre tu entrada y sobre la valoración que haces de ella.
    La pondré en apruebo historia, en los cotilleos históricos, si no te importa. Por cierto ya he publicado allí tu relato.
    De todas formas, Luisa Isabel de Orleans, no había tenido una educación muy esmerada y con 12 años lo de ser futura reina y luego reina efectiva le vino grande.
    En fin, estos borbónes.
    Sí, muchas veces el pasado condiciona el futuro, aunque a veces para bien, y otras veces olvidamos el pasado y repetimos los mismos errores, hablo desde el punto de vista histórico.
    Por cierto no se qué opinan los chicos de cuarto B, de tú conclusión sobre el pensamiento masculino.

    ResponderEliminar
  2. madre mia aquello era una locura!!!

    ResponderEliminar
  3. Debían ser muy divertidas las noches!
    Creo que mis compañeros de 4ºB, aunque no lo reconozcan, piensan lo que he dicho! jaja

    ResponderEliminar
  4. YO NO LO PIENSO !
    pero la entrada es muy original ;)

    ResponderEliminar