13 may. 2010

DIARIO DE UN CONSEJERO

Os dejo aquí el relato histórico de Mónica: "DIARIO DE UN CONSEJERO", nuestra ganadora del Concurso de relatos. Y un vídeo para que os situéis.
De nuevo ¡Felicidades, Mónica!




DIARIO DE UN CONSEJERO


27 de Octubre de 1807. Me desperté a las 9:00, como siempre hacía, y como consejero de Napoleón, fui a ver como estaba mi señor. Mi sorpresa llegó cuando vi que no estaba en su cuarto. Bajé a los salones, donde el señor habitualmente desayunaba, y ahí no estaba, asíque me recorrí aquel enorme Palacio de Francia, pero no le encontré por ningún lado. No era habitual en él salir sin consultármelo o avisarme, así que, desde ese momento, supe que algo raro pasaba.

Pasaban las horas y Napoleón no llegaba, empecé a preocuparme por si le había pasado algo hasta que al fin llegó, ¡Uff, que alivio!. Deprisa fui a recibirle y fuimos a su despacho. Le pregunté intrigado que donde había estado y me dijo muy alegre:

- Creo que todo va a ir sobre ruedas. He estado toda la mañana con Godoy, y aunque parece muy listo, no lo es. Le he pedido que por favor me deje meter a nuestras tropas en España para conquistar Portugal, ya que por el mar va a ser muy difícil. Le he ofrecido el principado de los Algarves y ha aceptado. Hemos firmado El Tratado de Fontainebleau y lo hemos dejado todo claro.

Lo que al principio pensé que iban a ser malas noticias, se convirtió en una cosa magnífica. Por fin íbamos a conseguir apoderarnos de España.

Y el plan parecía que funcionaba. Poco a poco fuimos invadiendo España, hasta conseguimos que Godoy y la familia Real, dejaran su país, pidiendo ayuda a mi señor para que les protegiera en Francia.

Todo iba sobre ruedas, España ya no tenía ninguna autoridad y Napoleón y yo nos trasladamos a Madrid, la capital.



Uno de esos días de alegría, decidí salir a ver como estaba el ambiente. Estuve paseando por la Plaza de España, cuando derepente vi a un hombre a lo lejos. Vestía trapos sucios y ni si quiera llevaba zapatos. Su rostro reflejaba cansancio, desesperación… No pude evitar preguntarle el nombre.

- José Hernández, me respondió con voz bajita. Noté en sus ojos miedo, estaba asustado.

Cuando le pregunté que qué le pasaba, me contó que había perdido a su familia, en la actual guerra que enfrentaba a los Franceses con los Españoles. El sabía que yo era francés, pero no se imaginaba que fuera el consejero de Napoleón, el que había causado todo esto, por eso siguió contándome: El 2 de Mayo, cuando los españoles nos rebelamos, algunos de vosotros, injustamente, nos capturasteis. Vi entonces que a los que habíais cogido les estabais fusilando, asíque intenté huir por todos los medios, había dejado a mi familia, mi mujer y 3 hijos, abandonados.

Me dio pena, nunca había oído a un hombre hablar de esa manera tan triste, y le noté sentimiento de culpa, pero no entendía muy bien porque, pues en las guerras, esas cosas pasan. Hacía mucho tiempo que este hombre no hablaba con nadie, por eso quise escucharle, pensé que se lo merecía, pues lo había perdido todo, por lo que, afine el oído y seguí escuchando a aquel hombre. Me confesó que, para huir de donde estaban fusilando a los españoles, tuvo que asesinar a un francés de las tropas.

Ya sabía porque estaba tan culpabilizado, y cuando continuo, me dijo unas palabras que me dejaron muy marcado.

“No sé por que te cuento esto, si no eres más que un desconocido, pero ya me da igual todo, he perdido mi familia, mi hogar, y la ilusión por vivir, así que, mátame si quieres”.



No supe reaccionar ante esas palabras, me dio tanta pena… Es duro escuchar a un hombre de apenas 29 años decir que quiere perder la vida. Por esto, decidí entonces que le iba a ayudar a rehacer su vida cuando la guerra terminara, porque era buen hombre.

Y así fue, le llevé al hogar donde yo me alojaba. Le trataban perfectamente y parecía que poco a poco iba siendo más feliz.

Derepente las cosas empezaron a ir mal, era como si La Resistencia española supiera todo lo que íbamos a hacer. Llegamos a la conclusión de que teníamos un topo dentro de las tropas francesas, pero nunca llegamos a imaginar que aquel hombre al que le habiamos hecho recuperar las ganas de vivir nos la iba a jugar tanto. Fui poco listo al confiar en él. ¡Habíamos matado a toda su familia!, ¿Cómo no nos iba a guardar rencor? Fui demasiado iluso y salió todo mal. En 1813, cuando La Resistencia, al mando de Wellington, ya sabía todos nuestro planes y como íbamos a actuar, nos cogieron por banda y nos derrotaron, todo por mi culpa, por haber confiado en una persona de la calle.



Nunca había visto a Napoleón tan enfadado conmigo, era normal, lo había estropeado todo, asíque, mandó fusilarme.

Conseguí huir, y yo mismo me recordé a José Hernández, mi gran enemigo, pues tuve que matar a la persona que iba a fusilarme.

“Ahora, me quedan pocos años de vida, estoy en las últimas.

He pasado 30 años de mi vida escondido en Granada, fue la única opción que tuve después de que Napoleón mandara fusilarme. He decidido escribir este relato porque creo que todos deberíais saber porque los Franceses no pudimos conquistar España, todo por mi culpa, me siento muy mal, y ojala pudiera pedirle disculpas a mi querido señor Napoleón, ya muerto, que siempre me había ayudado en todo hasta que le fallé. Mi historia es un ejemplo de que, confiar en personas que no conoces, puede suponer perder una guerra y sobretodo, una conquista entera, por lo que, leyentes, quiero que aprendáis de mis errores y que siempre tengáis precaución”.

Relato escrito por Mónica Herranz.

6 comentarios:

  1. Oooh muy buena historia!!
    Te doi mis felicidades Monica (:

    ResponderEliminar
  2. Uhh, la has leido? Jajaj
    Gracias gracias!
    Por cierto Adriana, creo que somos las más frikis de clase respecto a comentarioss eh? jaja

    ResponderEliminar
  3. jajajaja si, la he leido, como tiene que ser (:
    Y no pasa nada, esto ayudará a darle vida al bloog!jajaja

    ResponderEliminar
  4. si yo tambien la he leido, esta muy bien , y pobrecillo el hombre me ha dado pena =(
    pero enhorabuena=)
    carolina

    ResponderEliminar
  5. Esta muy bien el relato eeh,
    si llegas a escribirlo de día le quitas el primer premio a Claudia :)
    Por cierto, lo has leido? estaba muy bien

    ResponderEliminar
  6. oohh moniCA ajaja
    yo creo qe si te lo ubieras currado abrias ganado
    pero komo erees una vaha que lo ace todo a ultima ora . jaja
    de todas frmas no esta mal mno esta mal xd

    ResponderEliminar